viernes, 23 de mayo de 2014

Títere.

Manejabas siempre mis cuerdas, me ordenabas que me callase o que me acercara hacia ti. Caí en el pozo del olvido, mascullando palabras sin sentido. Las cuerdas se rompieron, las luces se apagaron y el telón se cerró desde aquel momento.
 

    Un simple títere no puede moverse, pero confiando en mí, lo hice; salí del pozo y mis cuerdas volvieron a unirse. Me sentí bien, e intentando buscar una dirección para vengarme de ti, la función comenzó.

2 comentarios:

  1. Debes ser títere de ti mismo, de tu destino

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por pasarte por mi blog, me quedo por aquí.
    Saludos:)

    ResponderEliminar